junio 22, 2011

UNIVERSITARIOS, A LA CAZA DE MATERIA OSCURA EN GALAXIAS

Boletín UNAM-DGCS-368
Ciudad Universitaria.
06:00 hrs. 21 de junio de 2011


• Vladimir Ávila-Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA), señaló que esos conglomerados, como la Vía Láctea, conforman una “telaraña” cósmica


Vladimir Ávila-Reese, investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Investigadores de la UNAM están frente a un activo movimiento científico enfocado al estudio de los componentes que integran el universo, y a confirmar la existencia de materia oscura como base para la formación de galaxias.

Vladimir Ávila-Reese, investigador del Instituto de Astronomía (IA), señaló que actualmente se piensa que esos conglomerados de miles de millones de estrellas y materia interestelar, como la Vía Láctea, se han gestado en el interior de enormes estructuras invisibles, que conforman una “telaraña” cósmica a gran escala. Sin embargo, aún no se sabe con certeza de qué están hechas.



En la conferencia "En el mundo de las galaxias", reiteró que la materia oscura en el universo abre espacio a nuevas teorías sobre la naturaleza de las partículas elementales o sobre la gravedad misma. “Lo que podría ser casi un hecho es que es la base para la formación de esos sistemas donde nacen y evolucionan las estrellas, los planetas y casi toda la gama de objetos astronómicos estudiados con telescopios”.

Ávila-Reese, también especialista en astrofísica teórica y cosmología, comentó que se viven momentos de gran interés en la ciencia desde que se han consolidado las evidencias astronómicas de existencia de una enorme cantidad de materia que produce gravedad, pero no brilla, no forma estrellas, no interactúa con la radiación. Aunque se le llama oscura, es más bien materia invisible y las galaxias luminosas nos muestran apenas la punta del iceberg.

Los tenues grumos de ella, originados en el universo temprano, se hacen más densos por su propia gravedad. Finalmente, éstos colapsan para formar estructuras autogravitantes que atrapan el gas de materia ordinaria y en su interior cocinan galaxias. Son verdaderos moldes que les imprimen sus principales propiedades a las galaxias, como ser componente del disco en rápida rotación, y componente esférica central.

Muchos grupos en el mundo, incluido el de la UNAM, buscan encajar más piezas del rompecabezas que permitan lograr un cuadro coherente de la historia del universo a través de la formación y evolución de las galaxias.

En el auditorio Paris Pishmish del IA, detalló con videos y recreaciones en pantalla, cómo el gas es atrapado por estructuras de materia invisible, para finalmente caer en sus centros y formar sistemas de estrellas y gas muy similares a las galaxias que se observan. En algunos casos, sobre todo en el pasado, las estructuras invisibles se fusionan y, por ende, lo hacen las galaxias espirales en sus centros. Como resultado, suelen transformarse en esferoides estelares que sólo envejecen con el tiempo. Son las llamadas elípticas.

¿Qué es la materia oscura?

Una propuesta afirma que son partículas elementales supersimétricas, que no interactúan con la radiación; es decir, “si existen, atraviesan como si nada a los átomos, pues al no interactuar con el campo electromagnético que los llena, es casi imposible detectarlas. Pero los científicos no se dejan y han ideado experimentos ingeniosos para cazar estas partículas predichas, aunque aún sin resultados positivos”.

Mientras tanto, los astrónomos buscan restringir su naturaleza. Los universitarios han encontrado que las propiedades de las galaxias simuladas dependen del tipo de partículas de materia oscura que se usen. Entonces, al comparar sus simulaciones con las observaciones, han podido indagar algo sobre esta última.

Además de esa materia, la expansión acelerada del Universo, que se descubrió recientemente, requiere de un medio repulsivo dominante, llamado energía oscura. El rol de ambas en las galaxias, así como las propiedades y evolución de éstas, ponen al conocimiento en el umbral de una nueva revolución científica, concluyó.

--o0o--

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es una verdadera payasada y mentira. No mas que una simple hipotesis. El mejor camino a seguir es pensando en que la gravedad tiene que ser modificada y que no exista tanto la materia como la energia oscuras!

paco (eu1m) dijo...

Me parece muy interesante el indagar en la matera y energia oscura, no dudo que vaya por haí el asunto de una ¨gravedad extendida¨, buen trabajo profesor.

L. Martín dijo...

Es cierto que es una revolución, no sólo respecto a la gravedad, sino también la cosmología: es una superación a la intuición inherente y espontánea que tienen las personas: 'lo que se puede ver, lo que es detectable a nuestros sentidos, es la verdad'. Sin embargo la ciencia existe para trascender nuestro hábitat empirista y me parece fascinante la concepción de materia y energía oscuras (teorías, para mí, mucho más válidas que las nuevas alucinaciones matemáticas, perdón por la descripción, como la teoría de cuerdas)
Son cosas no detectables en el espectro electromagnético, y que sin embargo tienen influencia con la estructura más básica del Universo: un recordatorio de que nuestros ojos sólo perciben la pequeña punta del iceberg de la maquinaria del Universo. Por cierto que la expansión acelerada es otra gran cuestión: si este es un Universo relativista, suponiendo que se expande respecto a algo, esta aceleración implicaría alguno de esos fenómenos relativistas a mayor escala en todo el Universo? es cuestión de abrir la percepción más allá de lo que nos dice la mera intuición, seguir apoyándonos por el principio más básico: lógica y razón, a pesar de que ello contradijera 'lo que todos esperamos, una predecible ortodoxia cotidiana' yo creo que esta teoría puede sustentarse bastante bien.